Embajada de Japón en El Salvador

日本国国旗

在エルサルバドル日本国大使館

Mensaje del Embajador

          Mi nombre es Kazuyoshi Higuchi, llegué al país el 30 de julio para asumir el cargo de Embajador Extraordinario y Plenipotenciario del Japón en El Salvador.
 
          En 1979 me gradué de la Universidad de Waseda e ingresé a Sumitomo Corporation, donde inicialmente estuve a cargo de la investigación del mercado centroamericano y la administración de las oficinas en América Latina.
          Posteriormente, estuve a cargo de la exportación e importación de equipos de producción de automóviles y de partes automotrices, y a la inversión para la producción de las partes automotrices en los mercados principales como México y Ásia.
          Residí en México en cuatro ocasiones, sumando en total 16 años, durante los cuales aprendí el español y acumulé la experiencia en la administración de las empresas en América Latina, la creación de los nuevos negocios y el desarrollo  de recursos humanos.
          Finalmente, fui nombrado como Embajador en junio del 2017.
 
          En el pasado, realicé dos visitas de un día de duración a El Salvador. Según lo que he visto y escuchado después de mi nombramiento, y lo que he sentido actualmente, entiendo que El Salvador es un país muy pro japonés y tenemos puntos en común como pueblo trabajador con virtud de cuidar mucho a su familia y amigos y de carácter un poco tímido, así que se dice que El Salvador es Japón de Centroamérica.
          Además, respecto al medio ambiente, hay pocos recursos naturales y sufren desastres naturales como terremotos e inundaciones, los cuales también tienen en común con Japón.
 
          En 2015, conmemorando el 80º aniversario de las relaciones diplomáticas entre El Salvador y Japón, Su Alteza Imperial la Princesa Mako visitó el país y se realizaron muchos eventos conmemorativos. Así las relaciones de amistad entre ambas naciones han venido fortaleciéndose.
          De aquí en adelante, persiguiendo el interés nacional e internacional, yo realizaré esfuerzos para aumentar la presencia del Japón a través de su contribución al desarrollo social y económico de El Salvador, y del intercambio cultural, así como también procurar la seguridad de los japoneses residentes en el país.
Agosto de 2017